TLP: Trastorno Límite Personalidad

El Trastorno Límite de la Personalidad es una afección mental que produce patrones de emociones turbulentas que se prolongan en el tiempo. Esto quiere decir que la persona que sufre de TLP padece episodios en los cuales las emociones se suceden sin un detonante concreto. Esto puede llevarnos a tener situaciones impulsivas y relaciones caóticas con otras personas de nuestro entorno. Algunos de los factores que pueden ser detonante para la aparición del TLP son: el haber padecido un abuso sexual, emocional o físico, abandono en la adolescencia o niñez, mala comunicación en la familia o una vida familiar disociada.

No es fácil tampoco identificar el TLP ya que sus síntomas más visibles son la inseguridad, impulsividad y problemas a la hora de socializar. Todo esto puede traducirse en un comportamiento antisocial, destructivo, altibajos emocionales muy inestables, depresión, etc.  La mayoría de las personas que sufren TLP suelen refugiarse en conductas que puedan aliviar ese malestar que sufren, al padecer emociones tan inestables e intensas. Estás conductas pueden ser perjudiciales para la salud: juego, alcohol, drogas, autolesiones, etc.

Se puede dar tanto en jóvenes como en adultos y tanto en mujeres como hombres, suele aparecer en la adolescencia, pero también podemos encontrarlo desde la niñez. Nos puede resultar muy difícil no solo vivir nuestra propia vida sino también convivir con los demás si no llevamos a cabo un tratamiento. En Orientak contamos con las ayudas y las metodologías necesarias para tratar este trastorno de la personalidad.

No solo buscamos ayudar a la propia persona que padece el TLP sino también a las personas que le rodean, no es fácil convivir con una persona que padezca esta enfermedad pero no es imposible. Nuestro objetivo es lograr que el proceso también sea lo más flexible y adaptado no solo al paciente sino también para sus seres queridos. Hay que tener en cuenta que no todos reaccionamos igual ante diferentes tratamientos por lo que aquí ofrecemos una atención personalizada para que el proceso de recuperación y desarrollo sea lo más efectivo posible.

Uno de los problemas que más se da en estas situaciones es que el propio paciente no continua o se hace casi imposible lograr que continúe con el tratamiento. En Orientak contamos con la experiencia necesaria para poder sobrellevar este tipo de situaciones. Nuestros especialistas pueden ofrecer un tratamiento personalizado ya que a través del neurofarmagen podemos averiguar qué medicación dará mejor resultado en cada paciente a través de un análisis de su propia genética. Con una buena medicación y apoyo psicoterapéutico podemos lograr encaminar a una persona hacia la recuperación en poco tiempo.

El TLP ha de ser tratado como un punto eventual en la vida de una persona, cómo dijo el Dr. José Luis Carrasco “uno no es TLP, padece TLP”. Hemos de enfocar el problema desde un punto de vista común, las personas que lo padecen no se hayan en una situación fácil para comenzar su desarrollo, se sienten inseguros, que no son válidos, falta de motivación, son algunos de los síntomas que pueden mostrar. Hemos de ser nosotros quiénes propiciemos un entorno que potencie no solo la recuperación del afectado sino también la de nuestro propio entorno familiar o de amistad.

En Orientak contamos con las herramientas para diagnosticar y tratar el TLP, así como ayudar a las personas que conviven en esa situación para que puedan desarrollar una vida con normalidad.